¿Quién desaparece y mata a nuestros niños?

Ya se cumplió un mes de la desaparición del bebé Juan Sebastián Fuentes, de apenas 2 años, cerca de su casa en Soacha (Cundinamarca), el pasado 22 de diciembre.

Hace unos días quedé desolado al escuchar la entrevista que la madre del menor, Clara Rojas, concedió a una cadena nacional: “Yo no duermo y si no es por mi otro hijo de seis meses, yo no habría podido seguir…. yo lo que quiero es que me devuelvan a mi hijo.”

También sigue el drama para la familia de Karen Dayana Lambraño, de 8 años, en Mompox (Bolívar). La niña desapareció en 2014 cuando salió a cargar minutos para un celular, según informó la prensa.

Las cifras de desaparición y secuestro de los niños en Colombia son alarmantes. De acuerdo con el Centro Nacional de Memoria Histórica, hasta 2013 se habían secuestrado a 3.169 niños. Otros indicadores son más alarmantes: en el sistema de Información Red de Desaparecidos y Cadáveres (Sirec) de Medicina Legal existían en 2013 más de 19.000 niños y adolescentes de quienes no se sabía nada.

Otra imagen que me ha impactado en los últimos años es la del pequeño Luis Santiago, el niño de 11 meses secuestrado y  asesinado en Chía (Cundinamarca) en 2008. El país se paralizó ante este aberrante caso. El drama de su mamá, Ivonne Lozano, nos conmovió a todos y fue titular de la prensa varios días.

Me conmocionó la actitud del padre, quien pese a no vivir con la joven madre, tomaba la mano de Ivonne, rezaba en cadenas de oración y lloraba y clamaba para que le devolvieran al menor a salvo. Pero, finalmente, este cínico resultó ser el asesino de Luis Santiago.

El secuestro es quizás uno de los delitos más aberrantes que existen, en mi familia lo vivimos en carne propia. Privar de la libertad a una persona es algo infame que debe ser castigado con todo el peso de la ley, pero también es pertinente formar en valores, no basta educar, la crisis ética y moral de nuestra sociedad está alcanzando niveles nunca vistos.

Pero, ¿quién está detrás de las desapariciones de niños en Colombia?

Las respuestas son variadas. A la pequeña Paula Nicole Palacios Narváez, de 6 años, se la llevaron con engaños el 28 de diciembre de 2014. Su familia y la comunidad de Buesaco (Nariño) no salen de su angustia y asombro. Hasta la semana pasada iban siete capturados, entre ellos familiares de la pequeña. Uno de ellos, José Germán Paguatlán, entregó un macabro testimonio a la Fiscalía: la niña habría sido secuestrada y vendida a una red de tráfico de órganos.

A su madre, Elizabeth Narváez, no deja de sorprenderle que su primo Mario Isandara Narváez haya sido capturado hace unos días sindicado de participar en el secuestro.

Pero la participación de familiares en la desaparición de niños es más común de lo que se cree. En Soacha, (Cundinamarca), en agosto de 2015, María Eugenia García fue capturada por participar en la desaparición y asesinato de su hijo Johan Sebastián Rugeles, de 7 años. Como si fuera poco, la Policía confirmó que su hermano mayor, Wilmar Orlando Rugeles, asfixió al niño con un cordón.

Los derechos de los niños deben prevalecer. Esa premisa debemos respaldarla contra viento y marea. A nuestros niños se los roban la delincuencia común, las bandas organizadas, la guerrilla, los paramilitares. Y lo que es peor, su propia familia.

Debemos encender las alarmas para evitar que con ellos trafiquen órganos, fomenten adopciones ilegales, fortalezcan la prostitución, crezcan grupos al margen de la ley o aumenten la esclavitud laboral.

Siempre he sentido un gran respeto y cariño por los niños. Me emocionaba cuando me saludaban en inglés para que les entregara una tableta digital en la Gobernación y, de hecho, sueño con ser padre muy pronto.

Por eso y por mil razones más debemos impulsar todo el peso de la ley contra los degenerados que abusan de niños y rechazo enfáticamente cualquier propuesta de reducir las penas a quienes colaboren con la justicia en delitos contra los menores de edad.

Comentarios

4 Comentarios
  1. Escrito Por:
    Marcela
    Ene 27, 2016 Reply

    No sólo los niños que han desaparecido de forma forzada debieran ocupar sus líneas, también debiera dar una mirada a los niños de las comunidades indígenas sobretodo en la Guajira que a diario mueren por negligencia del Estado; tal vez es un comienzo para que se responda ¿Quién desaparece y mata a nuestros niños?

  2. Escrito Por:
    Isabel ESPINOSA BERMUDEZ
    Ene 27, 2016 Reply

    Doctor Richard: Muchas gracias por su gestiòn como Gobernador del Departamento, en el perìodo inmediatamente anterior. Dios lo bendiga a Usted y a su familia por la excelente gestiòn desarrollada en pro de la mejorìa de este nuestro Gran Santander. Este reportaje es una invitaciòn a la reflexiòn de nosotros los mayores y sobre todo a los que somos padres que estamos encargados del cuidado de los niños, y a los mayores en general que deben pensar que los pequeños son seres indefensos que merecen y necesitan protecciòn y seguridad, solo por su condiciòn de infantes en estado de indefensiòn.
    Doctor Richard, yo tambièn vivo en el momento un drama con mi niño de 10 años, es bastante menos grave que el de todas esas familias que Usted menciona, y para nada mi queda pretendo en ningùn momento opacar tal dolor de quienes tienen a sus niños perdidos.
    Soy madre de 3 hijos, una de 18 años, el segundo de 10 años y el tercero de 3 años. Al no hallar trabajo, realizo de la mejor manera mi trabajo de cuidarlos. El año pasado a mediados de noviembre recibì con gran alegrìa en la Secretarìa de Educaciòn una orden de asignaciòn de cupo para el Colegio Bicentenario, ubicado en el barrio Alvarez. Fuì ese mismo dìa y me dijeron que habìa que esperar la fecha de matrìculas, en Diciembre hubo matrìculas y me dijeron que en Enero porque no se sabìa cuàntos cupos quedaban libres para sexto de bachillerato. En enero fuì todos los dìas que me citaron para darme una cita para hablar con el Rector del Colegio y esa cita no solo no me la dieron sino que el dìa jueves 14 de Enero me dijeron que no habìan cupos y que no podìa matricular a mi hijo en ese Colegio.
    El pasado lunes 18 como Usted sabrà iniciaron clases los colegios oficiales y yo no tengo a mi niño estudiando, por que confiè en que al dar una orden la Secretarìa de Educaciòn eso era suficiente para que se hiciera efectiva la matrìcula y no fue asì.
    Las normas de Netiqueta dicen que no se debe escribir con mayùscula Doctor Richard, pero no puedo evitar decir en voz alta MI HIJO ESTÀ DESESCOLARIZADO, POR QUE UN FUNCIONARIO PÙBLICO DECIDIÒ QUE NO TENÌA DERECHO A ESTUDIAR ESTE AÑO. Hace 13 años no tengo trabajo fijo y formal, soy madre soltera de mis 2 hijos mayores, convivo con el papà de mi tercer hijo, gana un salario mìnimo para pagar: arriendo, servicios, transportes, citas mèdicas y odontològicas, citas psicològicas y psiquiàtricas y terapias (porque ellos tienen dificultades de comportamiento que merecen esa atenciòn y yo estoy pendiente de ello), comprar mercado, utiles de aseo, etc. etc., y por esta razòn no le puedo pagar el Colegio privado que necesita, con psico-educaciòn y educaciòn personalizada. Aceptè ese Colegio porque queda cerca a donde vivimos y me ahorro el transporte, porque ahì estudian dos primos que lo pueden ayudar a adaptarse mejor a ese ambiente de colegio pùblico. Doctor NO PUEDO PAGAR EL COLEGIO DE MI NIÑO, esto se lo escribo con làgrimas en mis ojos, creo que esta es otra forma en que maltrata a un niño excluyèndolo de su derecho fundamental a la educaciòn y en este caso es el mismo Estado quien en vez de protejerlo, le pone trabas para que no tenga acceso a la educaciòn. Muchas gracias y que Dios lo bendiga.

  3. Escrito Por:
    Carlos V
    Ene 27, 2016 Reply

    Me gusta este nuevo espacio gobernador, están muy interesantes los ttemas.

  4. Escrito Por:
    Gerson Navarro
    Ene 27, 2016 Reply

    No solo por los derechos de los niños, para mi tres cosas deberian ser pena de muerte en Colombia, 1- Homicidio Simple 2-Secuestro 3-Falso testimonio

¿Cuál es tu opinión?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nuestras mejores Fotografías

Te invito a interactuar y mantenernos en contacto a través de Instagram

Sígueme en Instagram